La historia es para apropiarnos de ella

Home  |  Textos   |  Prensa   |  Actos de Amor Perdidos   |  La historia es para apropiarnos de ella

La historia es para apropiarnos de ella

Actos-4.gif

El evento Transversales es una plataforma singular y radicalmente necesaria en nuestro país, una plataforma para repensar la escena y que ha abordado una tarea de expansión de los límites para rozar la transdisciplinariedad.

Una de sus propuestas de este año es la pieza Actos de amor perdidos, de la uruguaya Tamara Cubas, y que se presenta hoy miércoles y también la noche de mañana jueves en el teatro El Galeón del Centro Cultural del Bosque (atrás del Auditorio Nacional).

Actos de amor perdidos es una pieza que se desprende de un proyecto de investigación artística que la coreógrafa lleva a cabo desde hace tres años y que se denomina La Patria Personal.

Este proyecto se enfoca en la temática familiar a través de la recopilación de documentos, anécdotas, pasajes, recuerdos e historias comprendidos en un período de 1973 a 1985, década enmarcada en la “larga y oscura noche de las dictaduras” y es en ese empalme de círculos: la familia y la sociedad, que Tamara, reflexiona y propone una obra a partir de la reapropiación, no para reconstruir los hechos o ahondar en el sufrimiento de la pérdida (de seres queridos, del terruño) sino para construir narraciones desde el pasado a la luz de nuestro presente, sin hacer de la memoria un monumento.

“Lo que en primer lugar se plantea esta obra es trabajar sobre la memoria pero no entendida como algo fijo, cristalizado, porque tenemos la tendencia a mirar la historia como un tótem, así: nos la aprendemos, luego la repetimos pero nunca nos apropiamos realmente de ella”, dice la coreógrafa pampera.

En Actos de amor perdidos, indica su creadora, se presenta un escenario desnudo en el que todo sucede a ojos del espectador sin mayor artificio. Uno a uno desfilan símbolos patrios, fechas y datos que aluden a la identidad, conjugados con algunos datos recabados del intercambio con la familia : cómo trata sus problemas, cómo hace sus duelos.

Lo individual y lo colectivo, lo público y lo privado, la patria o la muerte son algunos opuestos que en esta pieza se intentan poner en tensión.”Conceptos que en algún momento, en aquella etapa sobre todo, fueron sumamente antagónicos, -indica Tamara. Pero hoy en día, quizá, esos opuestos ya no están tan marcados”.

“Al público contemporáneo le gusta que le muevan el piso”
“El público de obras contemporáneas es un público al que le gusta no saber lo que va a ver. Hay otros públicos para quienes las muestras escénicas son para despejarse o relajarse, porque ya es suficiente con los propios problemas que tengan en casa. Pero el público del arte contemporáneo es alguien a quien le gusta que lo alteren, que le muevan el piso. Y eso me gusta”, menciona la artista.

Tamara forma parte de un colectivo que es su plataforma de producción: Perro rabioso. Ellos son partidarios del copy-left y no de la defensa a capa y espada de la figura del autor, son abiertos a la mezcla y la hibridación.

“Queremos brindar espacios para relacionarnos con el espectador, no solo para contarle una historia. El tempo de la obra ofrece la posibilidad de que el autor pueda pensar sobre lo que esta viendo”, indica y concuerda con la idea de que este es una especie de montaje reflexivo. Añade: “sí pero desde un lenguaje poético construido a partir de imágenes o fotogramas, los actos que realizan los bailarines”.

“A mí me gusta mucho la escena. Para mí es como una plataforma de discurso y también tiene una carga ritual: venimos alrededor de las 8 de la noche, nos sentamos, se cierra la puerta, se apagan las luces. Y eso al público también le gusta por eso vuelve”.

Repensar la multitud

Después de su parada por la Ciudad de México, la obra se montará en la ciudad de Pachuca (donde se desarrollarán la mayor parte de las actividades de Transversales) los días 7 y 8 de agosto. Posteriormente Tamara Cubas permanecerá en nuestro país para iniciar un proyecto artístico binacional México-Uruguay, que involucrará importantes instituciones de ambos países y fomentará el intercambio con artistas mexicanos de diversos estados de la república.

El montaje se estrenará el 13 de diciembre de 2011 en el teatro de la Ciudad y contará con la presencia de mínimo 20 bailarines. Tamara nos cuenta un poco sobre este proyecto:

“El piso del proyecto es la pregunta sobre la multitud. Cómo trabajar en la multitud conservando la heterogeneidad de los individuos. En épocas anteriores, el concepto de masa era muy importante. ‘Todos juntos podemos’. ‘Todos vayamos en una dirección’. Antes había la postura de reducir la individualidad para poder afianzar el colectivo y lograr objetivos más sociales. Luego de que algunos proyectos sociales fracasaron hubo que replantearse muchas cosas”, opina Cubas.

Tamara Cubas es una de las artistas contemporáneas más activas y sobresalientes de la escena dancística latinoamericana actual; su formación tiene sus bases en la danza y en las artes plásticas, pero también ha incursionado en el video y el performance para enriquecer y diversificar su quehacer como creadora. Actos de amor perdidos es una de sus últimas creaciones.

Tipo: Nota de Prensa
Autor: Alejandro Flores
Medio: El economista
Fecha: 3 Agosto, 2011
PREV

Creo imágenes para que el público se relacione desde su universo

NEXT

Arte, espacio para la reflexión

WRITTEN BY:

LEAVE A COMMENT