Arte, espacio para la reflexión

Home  |  Textos   |  Prensa   |  Actos de Amor Perdidos   |  Arte, espacio para la reflexión

Arte, espacio para la reflexión

Tamara Cubas, co-directora del colectivo uruguayo Perro Rabioso, refirió que hay diferentes maneras de relacionarse con las artes escénicas: “el lugar que me interesa a mí es cuando la obra se relaciona con un público desde la reflexión”.

Tamara Cubas presentó su puesta en escena Actos de amor perdidos. Foto: Arturo González
“Pienso en el arte como un lugar de discurso y de reflexión, entonces me interesa en qué lugar está el espectador, y me interesa un público que piense, que se aburra, que se moleste, no sólo que se deleite, sino que deba estar activo”.

Esto refirió Tamara Cubas, co-directora del colectivo Perro Rabioso, compañía uruguaya que se presentó este domingo y lunes con la puesta en escena Actos de amor perdidos, como parte del 14 Encuentro Internacional de Escena Contemporánea 2011.

Sobre el papel de las artes escénicas en la sociedad, Cubas refirió que hay diferentes maneras de relacionarse con éstas: por un lado está aquella que es entretenimiento, “pero el lugar que me interesa a mí es cuando la obra se relaciona con un público desde el lado de la reflexión. Las artes escénicas son una actividad colectiva por naturaleza, porque hay un montón de personas”.

En su opinión, la importancia de festivales como el de Transversales radica en que tienden a presentar propuestas donde se mezclan géneros o que trabajan en los límites de las disciplinas.

“Buscan presentar al público propuestas que dialogan con otros géneros o que se arriesgan en otros territorios, y eso es muy importante, porque expanden el concepto de la escena, o brindan al público diferentes formas de mirar la escena”.

Además –agregó–, encuentros como éste tienden a ser formativos, porque abren un nuevo espectro a los asistentes, o como ejemplo están los estudiantes de teatro o danza, debido a que los chicos estudian en sus carreras la historia de las artes escénicas, pero tener la posibilidad de confrontar obras de actualidad es enriquecedor.

Refirió que, como creadores, ellos también se llevan algo de estos encuentros: “Primero porque tienes la posibilidad de interactuar con elencos de otros lugares, pero sobre todo la posibilidad de presentarse con diferentes tipos de públicos y ver cómo la obra funciona. Aquí en México nuestro trabajo nos ha relacionado de una forma sumamente rica: eso nos hace pensar sobre la propia obra”.

Tamara Cubas comenzó a impartir en el Centro Estatal de las Artes ayer lunes. “Lo definimos como un laboratorio de creación. Las personas que se inscribieron tienen una motivación en la actividad creativa o ya son creadores. La idea del taller es trabajar en conjunto, en cuanto a discutir qué es la creación, discutir estrategias y metodologías de creación.

“Lo interesante es que es un grupo bastante heterogéneo, con personas de diferentes lugares, entonces eso enriquece a todos los participantes: cerca de 20 personas”.

Sobre su espectáculo Actos de amor perdidos, comentó que tiene que ver con la memoria: “El trabajo es ejercitar, digamos, sobre la memoria y la historia. Se refiere al periodo de la dictadura militar en Uruguay. En ella trabajo en elementos colectivos o públicos como los símbolos patrios o los conceptos de patria y de nación, y también con elementos de un contexto más íntimo como es la familia”.

Sobre las similitudes que esta puesta en escena encuentra con México, comentó que es una obra basada completamente en lo vivido en Uruguay, su país de origen, pero trata temas de una forma que se universalizan.

Debido a esto, consideró que el público mexicano encuentra una correlación, ya sea con situaciones dramáticas o con temas no resueltos en nuestro país, como puede ser el asunto del 68.

El elemento más recurrente en esta obra es un cráneo de vaca. Al respecto dijo: “La cabeza de vaca es un elemento que tiene que ver con mi país. Uruguay es un país muy vacuno. Nosotros vivimos de este animal e incluso está en el escudo nacional, entonces para mí tiene el significado de la patria”.

Trayectoria
Tamara Cubas (1972) es licenciada en Artes Plásticas y Visuales, en el Instituto Escuela Nacional de Bellas Artes,Universidad de la República (Uruguay). Master en Arte y Tecnología en EMMA, Escuela de Artes de Utrech, Holanda, premio EMMA Award in Image & Technology.

Se formó en danza contemporánea en Montevideo, en la Escuela Contradanza.

Su trabajo ha sido exhibido en diversos países de América Latina, Europa y Estados Unidos. Dicta talleres de video en Argentina, Brasil, Chile, Paraguay, México, Uruguay y España. Se ha desempeñado como docente de sensibilidad corporal en Facultades de Bellas Artes y Arquitectura en Uruguay, ha preparado actores para obras de teatro como Arturo UI de la Comedia Nacional del Uruguay y Don Juan de Marianela Morena.

Es co-directora artística del colectivo Perro Rabioso, desde donde ha llevado adelante numerosos proyectos de culturales relacionados con la difusión, formación y producción artística como el Festival Internacional de VideoDanza de Uruguay y la Videoteca Montevideo. Diseñó y fue la coordinadora general entre el 2006 y 2009 de PLATAFORMA.

http://impreso.milenio.com/node/9005873

Tipo: Nota de Prensa
Medio: Milenio
Fecha: 2011-08-09
Año: 2011
PREV

La historia es para apropiarnos de ella

NEXT

Memoria de los cuerpos

WRITTEN BY:

LEAVE A COMMENT