Devorar. Serie Canibal

Home  |  Textos   |  Canibal   |  Devorar. Serie Canibal

Devorar. Serie Canibal

Primeras anotaciones: 

En la medida que podamos devorar y ser devorados podremos sobrevivir.

La supervivencia humana se ha organizado en modelos sociales que le han permitido preservarse. Estos modelos de organización comunitaria muchas veces efímera, han tenido una capacidad de mutación que han permitido preservar la raza humana. En esa larga convivencia social han existido momentos salvajes en los que la mediación ha sido menguada en pos de una supremacía sobre los demás.

Esa capacidad de los humanos de devorar se le atribuye comúnmente a un momento de civilización primitiva, incivilizada, sin embargo, el hambre de la actualidad está condicionada por la idea de éxito y por ello permea todo lo permisible.

La época que vivimos actualmente es una de las épocas más feroces en la que para triunfar hay que tener hambre, hambre de logros, hambre de poder, hambre de destacar, etc. Nuestra época actual es una época en la que se es abiertamente caníbal, predador de la propia raza.

La actualidad está dictada por actos caníbales que más que alimentarnos nos van degradando hasta volvernos desecho. Somos en todo caso, el desecho de una antropofagia mal entendida que vuelve el cuerpo un objeto de consumo y ya no acto sagrado –eucarístico-. 

En una sociedad caníbal, que no reflexiona sobre sus actos más básicos, el cuerpo se despojada de su divinidad, de su misterio; ahí no hay ritual simplemente destrucción. Cómo podemos hacer que esta condición humana caníbal tome otro sentido?, cómo hacer para que el acto vital de alimentarse genere creación y no destrucción? 

Asimilar el canibalismo sobre el otro y por el otro es entender un intercambio vital, es asimilar nuestra condición de preservación, entender que todos los modelos de organización social poseen sus propias reglas y establecen sus propias relaciones en función de las características y potencialidades de cada uno de sus integrantes.

La serie caníbal profundiza en el cuerpo social y su organicidad fundada en el deseo como motor para todo acto posible sobre sí mismo y sobre el otro.  En ese deseo se encuentra la pulsión por habitar el cuerpo de ese otro, que más que cuerpo epidérmico es cuerpo simbólico.

La exploración que se desarrolla sobre el canibalismo no es un intento por descifrar nuestro pasado primitivo más lejano, sino nuestro futuro civilizatorio y sus impredecibles posibilidades. Es una forma de observación casi microscópica sobre una especie que se alimenta de sí misma para subsistir. 

La hazaña de observar en siete participantes todos los mecanismos de supervivencia humana es tan grande como poder observar, a través de un microscopio, en un sólo litro de piedra de meteorito toda la información genética condensada del planeta. 

Devorar al otro para generar otra cosa de ese acto, devorar, asimilar, integrar al otro desde la piel y desde el cuerpo simbólico de lo social.

Gabriel Yepez


PREV

Afectos que piden paso

NEXT

Serie Canibal por Tamara Cubas

WRITTEN BY:

Sorry, the comment form is closed at this time.