Sigo Cosiendo en la fábrica

Home  |  Sigo Cosiendo en la fábrica

Sigo Cosiendo en la fábrica

2012
Video digital
Voz: Tamara Cubas, sobre textos de cartas de Elsa Cubas
Edición de textos: Sebastián Alonso
Grabación de audio: Francisco Lapetina

Texto

Sigo Cosiendo en la Fábrica
Texto del video “Sigo Cosiendo en la Fábrica”
Parte de la exposición  “El día más hermoso”
De Tamara Cubas con la colaboración de Sebastian Alonso
Montevideo 2012

Sigo cociendo en la fabrica
8 horas por día
cada día es mas corto en esta época del año
paso la semana entera sin ver el sol
a la mañana cuando salgo es de noche,
a mi regreso sobre las 4:30 de la tarde esta oscureciendo
es un inmenso cuadrado de hormigón
sin ventanas
no nos llega la luz del día
me siento completamente aplastada

Inicie hace unos días una especie de pesquiza epistolar
escribí tres cartas a Montevideo y Buenos Aires
a jorge, Luis y Gambon
en estas cartas les pido noticias de ustedes
estuve pensando que quizás estaban muertos

Espero que pases el invierno tranquila
no te vallas a vender flores bajo agua
en esas noches frías y húmedas de Buenos Aires
hoy mi carta será corta
no me encuentro con animo
no se bien porque
no me siento mal
es que ahora siempre estoy trabajando y me encuentro siempre cansada,
supongo que a ti te pasa lo  mismo
esto de pasarse la vida trabajando es de lo mas fastidioso

que posibilidades existen cuando se llega de vuelta después de haber estado fuera 7 años

En cuanto a nuestro futuro juntos
es difícil saber que va a pasar
yo sueño con volver
el sueña con volver

6 meses en cada sitio sería la solución

Dos posibles pequeños relatos
historias de dos hermanitas que recorrieron distintos camino y se encontraron con un mismo destino
y la angustia de dos mujeres separadas con dos hijos después de los 40
hermana somos rama de un mismo tronco

Es cuestión de entrenamiento
o de postura científica frente al hecho
la angustia es una enfermedad
a continuación de la angustia aparece la depresión
su consecuencia natural
los síntomas de estas son originados por determinadas causas cercanas
para eliminarlas debería cometer un crimen o varios
por tanto aprendo a vivir con angustia y depresiones
entre un pozo y otro salís a flote
te despejas
haces un recuentro de los hechos y deshechos
te preparas para el próximo pozo
con un poco mas de experiencia
filosofía de entrecasa

Seremos una familia al fin
ya verás
mejor de lo que fuimos
como tu siempre quisiste que fuéramos

Ésta es una edad difícil
te toco vivir en una familia difícil
que estaba en una difícil etapa
al fin de cuentas un montón de dificultades

Voy a iniciar una nueva etapa, 
voy con el ánimo bien dispuesto y decidida 
voy a hacer el esfuerzo necesario 
para adaptarme e integrarme a esa sociedad.

Las casas son cómodas y calentitas. 
La nuestra es toda alfombrada, un verdadero lujo.
A pesar de todas estas comodidades, 
yo pienso volver a mi pequeño y entrañable Montevideo 
en cuanto sea posible. 
Aunque tenga que volver a seguir comiendo arroz 
y tomando mate amargo,

La vida es para compartirla con los seres humanos no con las cosas.
Pienso que me ha tocado pasar amargas 
y que tengo que tratar de sacar el máximo de provecho de esta vida 
de la que estoy disfrutando. 
Al fin y al cabo no puedo hacer nada más, 
forzosamente tengo que estar aquí.

Ella, según me cuenta mamá lo ha tomado con serenidad y fortaleza.
Parece que se ha recuperado y está con mejor ánimo.
No escribo más; 
no se siquiera si mis cartas te llegan, 
si no contestan pensaré que se cambiaron de domicilio 
o que se fueron a otro país,

Se nos ha dicho siempre: 
la construcción del socialismo es una tarea muy dura y sembrada de dificultades.
Estoy aquí, 
cómodamente instalada y disfrutando de las ventajas del capitalismo. 
No soy feliz, 
cambiaría mi suerte por la oportunidad de poder participar en la hermosa tarea de construcción de una vida nueva.

Lamentablemente sigo en lo mismo.
El exilio me ha demostrado que puedo no servir para nada. 
En estos tiempos estoy viviendo una vida casi vegetativa. 
Lo único que me salva un poco es la lectura.

Necesito volver a sentir que sirvo para algo.

Desde hace dos años y medio no hablo con nadie.
Mi relación con el resto del género humano se reduce a mis conversaciones con Carolina!! 
Bueno tal vez esté exagerando un poco; pero no mucho.
Tengo exactamente 4 amigos a los que veo de vez en cuando. 
Son gente con los que no tengo mucho en común. Y siempre que me reúno con ellos.
Entiendo que lo que me pasa a mi, le pasa a cientos de otros en diferentes partes del mundo.

Mirta estuvo cuatro meses metida en un calabozo incomunicada. 
Esta carta te llegará en dos meses, de manera que ya será noticia vieja.

Mamá no lo dice, 
pero yo creo que ella no escribe mas porque se siente muy mal, 
no quiere apenarnos mas a nosotros.
Respeté tu silencio, 
y la mejor manera de hacerlo es callar a nuestra vez.

El verano pasado planté unos tomates en un jardincito que hay detrás de la casa.
Si tenes algún tiempo libre te aconsejo que lo pruebes. 
En vez de fregar pisos y renegar con los gurices, cultivá tu jardín.

Las observaciones que haces en tu carta hablando del exilio son un poco subjetivas. 
Es fácil mantener el espíritu revolucionario viviendo en un país socialista. 
Pero no ha todos les ha tocado esa suerte.

Yo no tengo contacto con uruguayos, más que por carta, 
en esta ciudad soy la única orientala.
La gente se desgasta, se cansa, se vuelve vieja.
Los plazos son largos, 
se pierde la perspectiva, 
la patria está lejos, 
el corazón se arruga!

Este año será distingo para todos nosotros, 
con la libertad de Mirta nos sentiremos más felices.

En cuando a mis amores; 
marchan bien, 
pero no se porque he perdido el entusiasmo que tenía en los primeros tiempos.

Es todo como siempre, 
trabajo, 
milito, 
como y duermo, 
de vez en cuando hago el amor. 
Es invierno aquí, bien frío, 30 grados bajo 0!

Esto me parece tan disparatado que me ha quitado las ganas de volver.
Esta año voy a cumplir 50, 
Me he vuelto más cautelosa.

Gregorio se volvió a Chile. 
No creo que nos volvamos a ver. 
Por lo tanto es importante que tengas su foto (mamá) o que sepas su apellido.
Les diré que el sentimiento que prevalece en mi en estos momentos es de incertidumbre. 
No quiero quedarme aquí. 
Tengo miedo de la vuelta.

Cuando pueda volveré a Uruguay, mientras tanto aquí me quedo.

Tengo 51 años.

Es un día de otoño soleado y ventoso, 
con unas nubes deshilachadas, 
un cielo azul pálido. 
Los árboles han perdido casi todas sus ahojas,
el pasto se está poniendo de color amarillo sucio;
unos días atrás los árboles tenían los hermosos colores del otoño pero el viento sur que ha estado soplando los ha dejado desnudos.
..

Illustration by: Perro Rabioso

Date:

Category:

Artes Visuales, Instalación